Leonardo Da Vinci

La simplicidad es la máxima sofisticación